En el ámbito de seguridad y defensa, lo más crítico de estos cien días es el ataque a la base área siria y el despliegue intimidador aguas del Pacífico como mensaje a Corea del Norte. Respecto al ataque a Sira, es la primera vez que EEUU, formal y voluntariamente, ataca a su gobierno. Una verdadera sorpresa, pues aparenta ser -por lo menos en la superficie- un cambio de política de Trump, que siempre dejó entender que veía al gobierno sirio como aliado contra los yihadistas o ¨rebeldes sirios¨, que llevan años llevando a cabo un genocidio en ese país.

Se podría entender que Trump ha cambiado de bando y ahora es un “globalista neocon” más, o bien podríamos interpretarlo como un acto mediático: 1) el ataque ocurrió mientras estaba reunido con el presidente de China, y éste no protestó ni suspendió la reunión, es un indicador claro que le advirtió al mandatario de la gran potencia asiática de que el ataque sería leve, no substancial; 2) se dio advertencia previa a Rusia, quien a su vez alertó al gobierno Sirio del ataque; 3) el material sensible fue retirado de la base aérea previo al ataque; 4) la fuerza aérea siria, abrió otra vez para su uso la base aérea atacada en sólo unas horas después del ataque.

Si fue leve en sentido militar, sí que lo fue, y enorme, en su sentido político, pues humilló a Obama dibujándolo como alguien que no cumple sus compromisos ante las ¨líneas rojas¨. Igualmente, el ataque envió el mensaje a la prensa norteamericana de que el presidente tiene una política independiente, no ligada a Putin. Por último, este ataque junto al lanzamiento de la bomba anti-bunkers en Afganistán, y el despliegue naval en el Pacifico, le demostró a Corea del Norte que un sexto ensayo nuclear, causaría una fuerte represalia militar de EE.UU. Esto tendría lugar si Corea del Norte ataca a Corea del Sur o Japón. La consecuencia sería acabar con Corea del Norte como país, y lograr la deseada reunificación de Corea.

En estos cien días, hay que tomar nota de que Trump ha insistido en aumentar el colosal gasto militar. Además de generar empleo y servir de estímulo económico, es también un posible mensaje a Pekín, pues demuestra que Washington puede impedir la expansión china en aguas internacionales, que tiene capacidad de garantizar la independencia de Taiwán, y que le conviene renegociar los tratados comerciales y evitar el conflicto con sus competidores regionales.

Al contrario que Obama, Donald Trump envía mensajes sencillos y claros. Respecto a Siria, el que abiertamente se reconozca que hay “boots on the ground”, y el que no se pida la dimisión de Al Assad, son los cambios de política más claros. Además, se coopera abiertamente con la Rusia de Putin precisamente a favor de los cristianos en Siria. En el ámbito de la inteligencia, su señal más visible en este tiempo ha sido detener el uso propagandístico y político de las agencias. Un tema muy importante es la relación con Rusia. Las políticas actuales de Unión Europea y OTAN siguen la inercia ideológica de Obama. Habrá que ver cómo lo enfoca Trump durante los próximos 6 meses para juzgar sus intenciones.

Como conclusión, creo que los primeros 100 días es una perspectiva artificial y poco realista en el campo de seguridad y defensa para juzgar una presidencia que, en teoría, puede durar 8 años. Hay que ver qué pasa en Oriente Medio, y qué dirección se le da a los intereses de EEUU en Europa.

Ron Aledo, M.A, ex analista de la CIA (ctr.), oficial del Estado Mayor Conjunto EE.UU.

Imagen: ABC News / Getty Images

Share