¿Vivimos una nueva Guerra Fría? ¿Qué amenaza a las democracias occidentales? ¿Se puede controlar el mundo desde un teclado? Éstas son algunas de las preguntas que surgieron el 1 de marzo en la mesa redonda “Política y ciberseguridad: ¿están las democracias en peligro?“, una nueva sesión del Aula de Liderazgo Público de MAS Consulting e ICADE.

La mesa redonda, que sirvió para presentar la 6ª edición del Postgrado de Inteligencia Económica y Seguridad (PIES), contó con Virginia Ródenas, Directora Académica del PIES; Eduardo Serra, ex Ministro de Defensa; Antonio Ramos, Profesor de Seguridad Informática, Director y Presentador del programa ‘Mundo hacker’ en La2; y Daniel Ureña, Coordinador del Aula de Liderazgo Público.

Las democracias occidentales viven bajo la amenaza de ciberataques y la manipulación de voluntades. Tras lo ocurrido en EE.UU., con acusaciones de ciberespionaje y la sombra del intento de manipulación electoral, Holanda, Francia y Alemania, con citas electorales claves a lo largo de 2017, han manifestado su temor a sufrir ataques similares. En este sentido, cabe preguntarse si el contexto actual puede recordar a la Guerra Fría.

Aquel fue el tiempo de un mundo dividido en el que dos superpotencias mantenían una tensión vigilante. En la actualidad, los estados europeos viven una pérdida de confianza en sí mismos y un creciente “miedo a lo desconocido”. Un miedo derivado de la llegada de la “aldea global” surgida de la revolución de la información. Paradójicamente, vivimos en un mundo en el que el acceso a la información produce desinformación, algo que, unido a la generación calculada de notificas falsas, puede poner en riesgo la seguridad nacional. ¿Quién está detrás de dichas noticias falsas y qué busca con ello?

Desestabilizar un sistema cuya sofisticación convierte a los estados europeos en débiles. A la globalización le seguirá la regionalización, marcada por ese miedo a lo desconocido como germen del populismo. La respuesta debe venir de la mano de la unidad. Mientras Europa no hable con una sola voz, su poder desaparecerá.
Pero no podemos perder de vista el contexto estructural.

¿Vivimos confiados en lo que realmente es un sistema inseguro? Si hacemos caso a Antonio Ramos, así es: un sistema basado en “una red débil, barata y vulnerable. Se han puesto servicios vitales en un sistema inseguro -tecnologías de la información- y nadie sabe qué pasará si un día falla. Porque la amenaza es real y mucho más cercana de lo que podemos creer. Como ejemplo, ¿cuánto cuesta una fragata? Contrapongamos ese dinero a lo que puede hacerse en Internet con 100 millones de euros.

No en vano, ante las ciberamenazas, de acuerdo con el TCol. Ignacio del Corral, profesor titular del Departamento de Inteligencia y Seguridad de la Escuela de Guerra del Ejército, España tiene una buena estructura de ciberdefensa, aunque queda mucho por mejorar. Todo, sin perder de vista que, además de una buena defensa, hay que tener la capacidad de golpear si hay que hacerlo. La seguridad pasa por gastar dinero, público y privado. La inversión es necesaria. Pero también la gestión del talento. Porque no existe la herramienta mágica contra los ciberataques, sólo sistemas defensivos que generan un colchón que, a la postre, es permeable.

El ciberespionaje está a la orden del día, hay compañías que buscan esos servicios y pagan por ellos. Pero cuidado con despilfarrar en una supuesta seguridad que quizás no es necesaria. Siguiendo el consejo de Ramos, lo primero que hay que saber es qué es tu negocio, cuánto vale e invertir con cabeza para generar ese colchón de seguridad. Porque, aunque no exista la herramienta mágica, no debe subestimarse la amenaza.

Felipe Royo, Consultor de MAS Consulting Group

Imagen: GETTY


Share