El nombramiento de Mª Dolores de Cospedal como nueva ministra de Defensa supone un perfil político a una cartera que implica la defensa de los intereses españoles y su presencia en el ámbito geopolítico. Exponemos un breve análisis de fortalezas y debilidades.

1. Experiencia. Lo que le falta en cuanto a experiencia directa en estos temas, le sobra en el ámbito político, con hilo directo con Moncloa y con el partido. En este aspecto, el mayor riesgo será hacer de esta cartera un medio para su propia carrera política personal. Uno de los síntomas, por ejemplo, será cómo se defina la política de comunicación, especialmente en los asuntos complejos, que los habrá.

2. Equipo. Lo importante es el equipo que se configure. En este aspecto, el equilibrio mencionado en el punto 1, podrá venir de la mano del Secretario de Estado, un perfil que deberá contar con una experiencia sólida y con conocimiento de un aspecto muy relevante como es el industrial. Junto a este apoyo -acompañado de la Subsecretaría de Defensa y de la Secretaría Gerenal de Política de Defensa-, aparece la figura del Jefe del Estado Mayor de la Defensa, pieza clave en lo referente a los cambios que se han puesto en marcha y que han sido muy positivos.

3. Ventajas. La nueva ministra cuenta con una enorme ventaja a la hora de poner en marcha iniciativas, y es que encima de la mesa se va a encontrar con una Estrategia de Seguridad Nacional y una Ley de Seguridad Nacional. Estará cómoda si, internamente, realiza una política de continuidad y asegura que se cumplen los objetivos planteados, que en el caso de la Defensa, son necesariamente de medio y largo plazo.

4. Amenazas. Cinco serán sus retos: en cuanto a Fuerzas Armadas es completar el proceso de transformación; en lo geopolítico es abordar el escenario de inseguridad en el Sur; en cuanto al presupuesto es solucionar el capítulo de los programas especiales de armamento y la deuda; en lo parlamentario, favorecer el consenso en lo esencial y lograr que la comisión de Defensa del Congreso sea efectiva; por último, en percepción y valoración, es fomentar la difusión de la cultura de Defensa.

5. Oportunidades. Un aspecto relevante es que, al ser la presidenta de una comunidad autónoma y ser la secretaria general del partido en el gobierno, supone una excelente oportunidad para acercar la Defensa a los ciudadanos. Este aspecto resulta estratégico para crear una opinión pública favorable y una respuesta social coherente, orientada a una correcta gestión de las amenazas y los intereses de España.

Gabriel Cortina, Director

cospedal3

Fotos: Casa Real / Defensa

Share