El pasado mes de junio, tras un complejo proceso de negociación política, resuelto en el último minuto como suele ocurrir en estos casos, el Consejo de la Unión Europea dio luz verde al establecimiento de la Capacidad Militar de Planeamiento y Conducción (MPCC), que asume el mando estratégico-militar de las misiones militares no ejecutivas de la Unión Europea, aquellas que apoyan a la nación anfitriona proporcionando entrenamiento, asesoramiento y construcción de capacidades.

Desde el 8 de junio las Misiones de Entrenamiento (EUTM) de Somalia, Mali y República Centroafricana disponen de un único comandante en el nivel estratégico-militar, el Director del MPCC, a su vez Director General del Estado Mayor de la Unión Europea (EUMS). Esta iniciativa, largamente esperada, dota de mayor coherencia y efectividad a las estructuras europeas de gestión de crisis, al replicar el MPCC la capacidad análoga ya existente para las operaciones civiles (CPCC), ambas bajo el control político y dirección estratégica del Comité Político y de Seguridad de la UE (PSC). Ello, además, abre la puerta a una acción más coordinada y efectiva de todas las herramientas de acción exterior europea en el ámbito de la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD). En esta misma línea de refuerzo se encuadra la creación de la División PRISM dentro de la estructura de Gestión de Crisis y PCSD del Servicio Europeo de Acción Exterior (EEAS), enfocada hacia la prevención de conflictos, reforma del sector de seguridad y de justicia, enfoque integral, estabilización y mediación.

Paralelamente, la Comisión Europea, que este mismo junio presentó un relevante “Documento de reflexión sobre el Futuro de la Defensa Europea”, acaba de poner también en marcha el Fondo Europeo de Defensa (EDF), dotado de 5.500 millones de euros anuales a partir de 2020, y destinado a coordinar, complementar y ampliar las inversiones nacionales en la investigación para la defensa, el desarrollo de prototipos y la adquisición de tecnología y equipos militares. La creación del EDF es uno de los elementos clave del ambicioso Plan de Acción Europeo de Defensa (EDAP), que persigue hacer más eficiente el gasto de los Estados miembros en capacidades de defensa conjuntas, reforzar la seguridad de los ciudadanos europeos y fomentar una base industrial competitiva e innovadora.

Si a los desarrollos anteriores sumamos la voluntad de racionalizar y hacer más eficientes las finanzas europeas en ámbitos como la migración, la seguridad interior y exterior o la defensa, así como los actuales esfuerzos de reforma del mecanismo Athena para la financiación de las operaciones militares de la UE, podemos afirmar que nos hallamos en un momento decisivo de la evolución de la seguridad y defensa europeas, momento que oportunamente reconoció e impulsó la “Estrategia Global sobre Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea” (EUGS), adoptada en junio de 2016, y cuyo Plan de Implantación recoge punto por punto las iniciativas descritas. Como parte esencial de ese impulso, se ha hecho también manifiesta la necesidad de una mayor cooperación y coordinación UE-OTAN.

Este momento ha coincidido con un movimiento telúrico en el ámbito de la Unión como es el Brexit. En este contexto, la salida del Reino Unido, habitualmente reacia al desarrollo de una defensa puramente europea más allá de la OTAN, supone un enorme reto, pero también una oportunidad inmejorable para fortalecer la PCSD e incluso, en el largo plazo, avanzar hacia una verdadera “Defensa Europea”.

Cogiendo la debida perspectiva y contemplando la evolución habida desde aquellos no tan lejanos tiempos de la Guerra Fría (ver imagen), resulta evidente que Europa ha avanzado un enorme trecho en este ámbito. La experiencia de hitos pasados nos dice que la voluntad política ha sido siempre el factor decisivo en cada uno de esos progresos. Esta vez tampoco será distinto. No caben los titubeos, porque nos jugamos nada menos que el futuro de una Europa que siga siendo relevante en el mundo.

Sebastián Puig, European Union Military Staff, European External Action Service (EEAS)

 

Share