Las opciones para el futuro del Ejército del Aire

España decidirá entre el Eurofighter Typhoon “Tranche 3”, el F-35 “Lightning” y el F-18 “Super Hornet” para sustituir los F-18 “Hornet” del Ejército del Aire. Sobre todo, urge la adquisición de un nuevo modelo de caza para sustituir a una veintena de estos aparatos que componen el Ala 46 de la fuerza aérea española, con base en Gando, Gran Canaria ya que a estos cazas les quedaría de vida útil entre tres y cinco años, mientras que los F-18 “Hornet” de las bases de Zaragoza o Torrejón de Ardoz (Madrid) podrían seguir volando hasta 2025. En total, el Ejército del Aire dispone de 85 cazas F-18 “Hornet” en servicio, de las 96 unidades compradas.

La solución más probable para sustituir a los F-18 de Gando es adquirir aviones Eurofighter de la denominada “Tranche 3”. Se trata de una nueva evolución del avión de combate europeo que ya está en servicio en el Ejército del Aire en las bases de Morón de la Frontera (Sevilla) y Los Llanos (Albacete). No obstante, hay otras dos opciones para sustituirlos. Estas son el F-18 “Super Hornet” de la compañía aeronáutica estadounidense Boeing y el F-35A “Lightning II” de la también estadounidense Lockheed Martin. El Ministerio de Defensa ya ha enviado un RFI (Request For Information) a Airbus, Boeing y Lockheed Martin.

Comparación de las tres aeronaves. Empezando por el Eurofighter Tranche 3, cuenta con la ventaja principal de que ya lo posee el Ejército del Aire en su versión Tranche 2, lo que hace más fácil la transición y supone un importante retorno en la industria, ya que parte del avión está fabricada en la sede de EADS en Getafe (Madrid). Es un avión moderno, con más capacidad bélica y sobre todo de DogFight -combate aéreo cercano- que los otros dos aspirantes, es de los denominados 4.5ª generación. Como ventajas tácticas de esta nueva versión del Eurofighter cabe destacar que cuenta con toberas 3D y radar AESA Captor-E.

En cuanto al F-18 Super Hornet, es un avión polivalente como ha demostrado su predecesor, pero no es un avión de última generación; es una plataforma que se supone más barata que los otros dos y más rápida su entrada en servicio. Como principales desventajas hay que destacar que es el avión más antiguo de la comparativa y también que supondría un cambio mayor del que pueda parecer ya que es un avión distinto al actual “Hornet” en cuanto a tamaño y equipos.

Para terminar, el F-35, este es el avión más moderno jamás construido, el único de verdadera 5ª generación del mundo; es el último de los contendientes en estar plenamente operativo pero su potencial es mucho mayor, los primeros escuadrones con plena capacidad de combate comenzaron a instalar el software 3f este pasado mes de septiembre. La razón principal por la que se puede apostar por este avión es por sus cualidades “Stealth” -el único de los tres- y por su integración en el “Combate en red” que podría desarrollar con los satélites y demás aeronaves del Ejército del Aire, como los Eurofighter y los RPAS modelo MQ-9 Reaper que llegarán en 2018 a la flota Española. Además, hay que añadir que la mayor parte de las fuerzas aéreas de Europa y Norteamérica, miembros de la OTAN, tienen planeado renovar su flota con esta aeronave, lo que solo puede suponer ventajas en su desarrollo. Las ventajas que suponen el combate en red que podría darse con la combinación de aeronaves en el caso de la adquisición del F-35 se muestran en las siguientes imágenes:

Sin duda, progresos más que necesarios para modernizar nuestra flota aérea pero no gratuitos, luego es necesario que nuestros políticos apuesten por garantizar nuestra seguridad y defensa mejorando las capacidades militares, lo cual supone un aumento del presupuesto en defensa acorde, si es que queremos mantener protegidos a nuestros compatriotas.

Miguel José Del Campo, Consejo Atlántico Juvenil Español (COAJE)

 

image_printImprimir