Webinar “El mundo post-coronavirus”

Con motivo del 50º aniversario del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) hemos organizado el primer webinar, dedicado a los desafíos geopolíticos de la pandemia del Covid-19. Con el objetivo de analizar las principales amenazas a la seguridad nacional y las repercusiones en la política internacional, el comandante Francisco Javier Quiñones ofreció unas reflexiones bajo el título de El mundo post-coronavirus y las grandes amenazas en el panorama de seguridad internacional.

Desde el punto de vista del pensamiento estratégico, comentó que, al igual que el 11-S supuso un cataclismo que aceleró la preexistente tendencia hacia el multipolarismo, la pandemia actúa como potenciador y acelerador de ciertas dinámicas ya preexistentes, tales como el terrorismo, la crisis económica y el auge de los populismos políticos. Es un contexto en el que los valores occidentales y la democracia, tal y como la entendemos, se ven amenazados.

La ya no tan silenciosa conquista de China, amenaza el actual liderazgo estadounidense. Si la tensión entre las dos potencias se intensifica y el juego de actores en el panorama global se reinicia, cabe preguntarse si desembocará en una dinámica de suma cero, como ocurrió en la Guerra Fría.

Asimismo, subrayó que el escenario al que nos dirigimos es una combinación de factores, tales como el aumento de la competencia estratégica y de seguridad -según el modelo del realismo ofensivo-, una mayor intervención estatal, y una deriva hacia autoritarismos que se traduce en un cambio social de prioridades, de menos libertad por más seguridad.

Teniendo en cuenta que la confianza en el multilateralismo se ve significativamente afectada, no deberíamos esperar grandes cambios al panorama pre-pandémico. Además, la Unión Europea afronta un grave desafío económico y la extremada dependencia del comercio internacional occidental con respecto al gigante chino, como principal fabricante y proveedor, se podría revisar tras la crisis, pudiendo dar lugar a una relocalización del sistema de producción en territorios nacionales o de áreas de influencia próximas.

Como conclusión señaló que el panorama geopolítico es, cuanto menos, desafiante, y que es imperativo reflexionar sobre qué tipo de líderes deberíamos tener, pues aquellas naciones que tomen malas decisiones no superarán las consecuencias del proceso de cambio al que asistimos.


image_printImprimir